XXVIII ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES SAN JUAN - 2013

¿QUE SON LOS ENCUENTROS DE MUJERES?


¿QUE SON LOS ENCUENTROS NACIONALES DE MUJERES?


 

 

 

 

Año tras año, las mujeres de todo el país nos reunimos para intentar una vez más que las voces de miles sean escuchadas, a través de una modalidad abierta, democrática y participativa.

 

 

Son la expresión más importante de las luchas que venimos desarrollando desde nuestros distintos lugares, los barrios, el campo, la ciudad, la casa, la fábrica, etc.

 

 

En ellos aprendemos entre todas, es una gran escuela decimos. Allí intercambiamos las experiencias, entre todas las mujeres de un punto a otro del país. Somos miles las mujeres que vamos visualizando en los Encuentros que la situación de opresión en nuestras vidas cotidianas no es un destino. Y lo hacemos a través de una práctica que contradice la práctica social impuesta a las mujeres y es en los talleres del Encuentro donde se recupera la voz de las que no tienen voz.

 

 

Esto ha sido y sigue siendo posible porque se mantuvo el criterio de AUTOCONVOCATORIA desde Comisiones Organizadoras amplias, cada año en la provincia elegida como sede.

 

 

 

Comisiones que funcionan con AUTONOMIA de fundaciones, organizaciones gubernamentales, organizaciones políticas y recibiendo ayuda de todos los que acuerdan con estos Encuentros, pero SIN CONDICIONAMIENTOS.

 

 

Se asegura así, este espacio DEMOCRATICO, HORIZONTAL y HETEROGENERO que no tiene dueño porque nos pertenece a todas.

 

 

 

 

 

COMISIÓN ORGANIZADORA.

 

 

Se garantiza, cada año, en el lugar que ha sido elegido como sede el criterio de auto convocatoria para la participación abierta de las mujeres a título individual: amas de casa, obreras industriales y rurales, estudiantes, campesinas, mujeres militantes, profesionales de todos los ámbitos, de pueblos originarios, empleadas, etc. En la Comisión no hay estructuras jerárquicas..

 

 

Esta Comisión Organizadora, al igual que las anteriores, tiene carácter temporal finalizando su tarea con la realización del Encuentro y la elección de la nueva sede. Actúa por consenso, siendo la autoridad soberana. Las integrantes de la Comisión participamos de manera voluntaria y totalmente ad honorem. No existe, ni se plantea la contratación de empleadas, trabajamos en subcomisiones de Organización, Prensa, Finanzas, Cultura y Programa, éstas se reúnen periódicamente para elaborar propuestas de trabajo que se debaten y aprueban en reuniones plenarias. Las decisiones son tomadas en esta instancia a partir de la discusión democrática y la resolución por consenso.

 

 

 

 

 

¿CÓMO SE FINANCIAN LOS ENCUENTROS NACIONALES DE MUJERES?

 

 

Los Encuentros Nacionales a pesar de ser autofinanciados, a partir del cobro de una inscripción de muy bajo costo para que esté al alcance de todas las participantes, necesitan de la colaboración de Organizaciones no gubernamentales Nacionales e Internacionales, de las Instituciones, Comercios, Empresas, Cooperativas, Gremios, de los Organismos Oficiales Nacionales, Provinciales y Municipales y de todas las/los ciudadanos, sin que ello implique ningún tipo de condicionamiento.

 

 

 

 

 

¿COMO SON LOS ENCUENTROS?

 

 

El objetivo específico de la COMISIÓN ORGANIZADORA, es garantizar la realización exitosa de los Encuentros Nacionales. Las mujeres trabajamos pensando y planificando para resolver los aspectos organizativos (alojamiento, comida, funcionamiento, difusión, etc.).

 

 

El Encuentro se desarrolla durante tres días consecutivos eligiendo para ello un día no laborable, posterior al fin de semana, para permitir la asistencia de mujeres que arriban desde los puntos más alejados del país y de aquellas que trabajan.

 

 

Primera Jornada

 

 

Comenzamos con un gran y emotivo acto de apertura y nos anotamos en la temática que nos interesa.

 

Se funciona en talleres de discusión, con los más diversos temas. Cada taller se conforma con un número de aproximadamente cuarenta mujeres para facilitar la participación de todas. Hay una coordinadora que ayuda a facilitar el debate y a que intervengamos democráticamente. La forma de participación es horizontal, o sea que no existen diferencias entre las integrantes en cuanto a oportunidad, partiendo de la idea de que todas tenemos experiencias, conocimientos, sentimientos, que sirven para la comprensión de nuestra situación como mujeres.

 

 

Segunda Jornada

 

 

Durante la mañana y la tarde, se continúa el debate en los talleres y se elaboran las conclusiones. Al cierre de los talleres la Comisión Organizadora del encuentro convoca a una marcha por la zona céntrica de la ciudad donde se muestra la diversidad de mujeres que participan.

 

Como agasajo y en forma gratuita, la comisión organizadora invita a participar de La Peña del Encuentro donde se presentan variados espectáculos musicales, teatrales, etc.

 

 

Tercera Jornada

Se realiza el plenario de cierre con lectura de las conclusiones de todos los talleres y elección, a través de aplausos, de la próxima sede.

 

 

Los temas que debatimos por taller son por ejemplificar algunos como: mujer y familia, mujer y sexualidad, salud, organizaciones de mujeres, violencia hacia la mujer, cabeza de familia, desocupación, crisis social actual, ecología y muchos más.

 

 

Luego de funcionar durante tres medias jornadas de trabajo se elaboran las conclusiones, que se ponen en común.

 

 

Las propuestas a lo largo de estos años, han impulsado acciones y luchas por:

 

 

1. Reglamentación de Jardines Maternales Zonales.

 

 

2. Ley de Cupos Nº 24.012.

 

 

3. Leyes sobre violencia familiar.

 

 

4. Ley de divorcio vincular.

 

 

5. Patria potestad compartida.

 

 

6. Exclusión del hogar de golpeadores.

 

 

7. Por jubilación del ama de casa sin aportes y otras causas.

 

 

8. Confección de listado de padres incumplidores de cuota alimentaría

 

 

9. Sanción al acosador sexual.

 

 

Entre otras..

 

 

 

 

 

El encuentro con otras miles que comparten la común opresión de género y con miles que padecen problemas similares, nos conmueve profundamente.

 

 

Se descubre que lo que parecía ser un DESTINO, el lugar relegado en la familia y en la sociedad, tiene CAUSAS y RESPONSABLES, y lo principal: que PUEDE SER MODIFICADO.

 

 

La mujer que vuelve, tiene los mismos problemas que dejó al partir, pero NO la misma mirada, y sabe que miles como ella, creen posible cambiar las relaciones, desde las familiares a las sociales, y luchan por hacerlo.

 

 

 

 

 

LOS ENCUENTROS INCIDEN EN MUCHOS ASPECTOS.

 

 

El Encuentro tiene carácter Nacional y allí participamos mujeres de diferentes organizaciones (gremios, comisiones vecinales, pueblos originarios, derechos humanos, agrupaciones de mujeres, cooperadoras escolares, partidos políticos, etc.) o individualmente.

 

 

En diferentes lugares del país las mujeres nos organizamos y trabajamos para poder participar de estos Encuentros. Para ello realizamos diferentes tareas con el fin de solventar parte de los gastos (fundamentalmente traslado) y además actividades tendientes al debate y difusión de éstos Encuentros, organizando a su vez Encuentros Regionales, paneles, cursos o talleres sobre problemáticas específicas.

 

 

Esta modalidad permite que las mujeres trabajadoras de los más diversos sectores, de zonas rurales, pueblos originarios y sectores más humildes sean protagonistas principales del cambio que le compete a la mujer de nuestra sociedad actual.

 

 

 

 

 

METODOLOGIA DE TRABAJO:
LOS TALLERES

 

 

Los talleres son el corazón del Encuentro, rompen con las habituales estructuras donde algunas tienen la palabra y otras escuchan en silencio, todas participan. Estos Talleres son soberanos, democráticos, pluralistas y horizontales. Allí todas tenemos la palabra. Si el taller supera las 40 participantes se sugiere dividir en sub- talleres. Lo que se comparte, se debate y se elabora, las conclusiones a las que se llega pertenecen solo a las mujeres que participan de los mismos pertenece a las mujeres de ese taller. En los talleres dejamos de ser “la mujer” para convertirnos en mujeres que padecemos la doble opresión que hace a nuestro género, y vivimos en la realidad de nuestro país una realidad que nos afecta particularmente como mujeres una realidad que queremos cambiar partiendo de las coincidencias que tenemos y respetando nuestras diferencias así hemos logrado acordar medidas coordinadas de lucha por nuestras reivindicaciones. Tienen como modalidad el consenso y no se vota; se reflejan todas las opiniones y posturas. Cada taller contará con una coordinadora designada por la Comisión Organizadora, quien facilita que todas puedan expresarse y no intervine, ordena el debate. El taller designará a dos o más secretarias quienes registrarán opiniones y debates que luego se re toman para elaborar las conclusiones de cada taller. El documento final será redactado en hojas provistas que se entregarán a la Comisión Organizadora el día domingo.

 

 

Terminado el Encuentro la Comisión Organizadora edita las Conclusiones de los talleres en un libro que es entregado a quienes han participado.

 

 

 BREVE HISTORIA.

 

 

Los Encuentros Nacionales de Mujeres que se realizan anualmente en Argentina desde 1986, reconocen su origen en la III Conferencia Mundial de Nairobi (Kenya-Africa) realizada en julio de 1985 a fin de examinar y evaluar los logros del Decenio de la Mujer, que había sido declarado en la Conferencia Mundial del Año Internacional de la Mujer, realizada en México en 1975.

 

 

El Foro de ONGs de Nairobi congregó a 15.000 mujeres de casi todos los países del mundo. Participaron en el Foro de Nairobi un grupo de mujeres argentinas quienes a su regreso, decidieron autoconvocarse con el objetivo de comenzar a movilizarse en el país.

 

 

 

 

 

El Primer Encuentro Nacional de Mujeres se realizó en la ciudad de Buenos Aires en el mes de Mayo de 1986. La comisión organizadora estaba integrada por 43 mujeres de esa ciudad, provenientes de los más variados sectores políticos y sociales, partidos políticos, sindicatos, organizaciones, pero que integraban la comisión a título personal. Siguiendo con la original metodología implementada en el Foro de ONGs de Nairobi, propusieron un temario para los talleres, que podía ser ampliado con las propuestas de las participantes. El eje central del encuentro fue la situación actual de la mujer en Argentina y las estrategias para el cambio, analizado desde los distintos aspectos: Identidad, violencia, educación, medios de comunicación, participación política, sexualidad, trabajo, familia, tiempo libre, aislamiento y comunicación, utilización del cuerpo de la mujer. Participaron de este Encuentro 1000 mujeres de la mayoría de las provincias argentinas. Se presentaron videos y audiovisuales, paneles y trabajos de investigación. Se compartieron empanadas, vino y comidas, charlas en los pasillos y café, lo que colaboró para que todas nos conociéramos y compartiéramos experiencias de trabajo y de vida con mujeres de todo el país.

 

 

Esta experiencia fue tan positiva que surgió la propuesta de seguir realizando anualmente los encuentros en otros lugares. Se eligió en el plenario final la sede del próximo, que se realizaría en la ciudad de Córdoba y se leyeron las conclusiones de los talleres, estas expresaron la diversidad y multiplicidad de experiencias, ideas y opiniones, nuestras discrepancias y acuerdos, propios de un movimiento social.

 

 

El II Encuentro Nacional se realizó en mayo de 1987,en la ciudad de Córdoba. La organización estuvo a cargo de una comisión de esa ciudad, sentando ya un principio que habría de cumplirse en todos los encuentros posteriores: cada lugar elegido como sede debía autónomamente organizarlo. Participaron en el mismo, alrededor de 600 mujeres. Algunas frases del discurso inaugural expresaban el sentimiento compartido: empezábamos a conquistar "nuestro espacio". Se agregaron algunos temas tales como: tercera edad, adolescencia y juventud, mujer joven.

 

 

La sede del III Encuentro fue Mendoza, otra provincia argentina, en la frontera con Chile. Se realizó en el mes de junio de 1988, y contó con la presencia de 2000 mujeres de todo el país. Los talleres se organizaron en función de rama de actividad, tratando en el mismo todos los aspectos temáticos, es decir las amas de casa, las trabajadoras en relación de dependencia, las trabajadoras rurales, empleadas domésticas y cuentapropistas, las trabajadoras de la salud y el ámbito social, las trabajadoras de la educación y la cultura, las que trabajan en organismos gubernamentales y oficiales, organizaciones intermedias, organizaciones políticas y de derechos humanos, reflexionaron sobre trabajo, salud, educación, cultura, vivienda, derechos humanos, política, medio ambiente,. etc. El resultado de este cambio no fue muy satisfactorio, demasiados temas no podían ser tratados en tan poco tiempo. El lugar para la diversión y el compartir se dio en una Peña, que así se instauró para todos los encuentros posteriores como actividad indispensable de los encuentros.

 

 

El IV Encuentro Nacional se realiza en Rosario en el mes de agosto de 1989. Indeso-Mujer tuvo activa participación en su organización. Pese a la crisis económica que en ese momento azotaba al país, y a que la participación en los mismos es autofinanciada por las mujeres, 3000 participantes colmaron todas las expectativas. Se contó con un subsidio del Consejo Mundial de Iglesias (Suiza)y de la Global Found of Women (USA)que nos permitieron dar becas de alojamiento y comida gratuita a 850 mujeres de los sectores más pobres de todo el país. Funcionó además y por primera vez una guardería para los niños que acompañaban a sus madres al encuentro, a fin que ellas tuvieran amplia libertad de participación. Funcionaron 23 talleres propuestos por la Comisión Organizadora y muchos libres. En ese encuentro salió una condena expresa al indulto a los militares, que fue recogida por todos los medios, y la formación de la Red de Feministas políticas, que luego llevaría adelante la lucha por la ley de cupos en los partidos políticos.

 

 

Este Encuentro marcó un hito importante en la historia de los Encuentros Nacionales y su autonomía. La multitudinaria presencia de mujeres llamó la atención de los partidos políticos, que comenzaron a generar estrategias de captación y de capitalización de los mismos.

 

 

 

 

 

A partir de allí hemos tenido que defender el espíritu de los Encuentros:

 

 

La modalidad de funcionar en talleres que no superen el número de 40 participantes para el protagonismo de todas y cada una, el consenso como método para la búsqueda de acuerdos y el respeto por los disensos, la coordinación y el registro de las experiencias y debates en las conclusiones, y la participación autoconvocada y autofinanciada ha sido la metodología que ha permitido a las mujeres argentinas desarrollar durante 27 años los Encuentros Nacionales que, son un valiosísimo instrumento de organización y lucha.

 

 

 

 

 

No debemos olvidar que la iniciativa de hacer Encuentros Nacionales en América Latina en la década del 80, fracasaron al tercer o cuarto año, en Ecuador, México o Brasil, por la imposición del método de los “espacios de poder” de sectores vinculados a los estados y gobiernos de turno, o por sectarismos que fraccionaron el gran movimiento de mujeres brasileñas, en encuentros sectoriales de las afrodescendientes de aquí o de allá, las campesinas sin tierra del sur, etc.

 

 

La defensa de este “espíritu” democrático, plural, horizontal y federal, qué sin la unidad de las mujeres del pueblo ha hecho posible la existencia, desarrollo y continuidad de los Encuentros.

 

 

 

 

 

Algo cambia en cada mujer que participa.

 

 

Las esperamos en San Juan el 23,24 y 25 de noviembre de 2013...


 

 

¡EL ENCUENTRO SOMOS TODAS!

 

 


FACEBOOK: Encuentro Nacional De Mujeres San Juan